lunes, 7 de julio de 2014

Científicos confirman existencia de agua líquida en Marte

Develan el misterio de las gotas en las patas de la nave Phoenix de la NASA. 
Científicos demuestran con un experimento que en la superficie y en el subsuelo de Marte puede haber agua líquida a temperaturas bajo cero.
En 2008, la sonda Phoenix de la NASA hacía historia al descubrir la existencia de agua en Marte. Su brazo robótico tropezó con una dura capa de material congelado al perforar 5 cm de la superficie del planeta. La muestra permaneció dos días expuesta al ambiente marciano y empezó a evaporarse. Un investigador de la Universidad de Arizona (EE.UU.), Nilton Renno, fue el primero en darse cuenta de que algo extraño se veía en las patas de la nave cuando las fotografías llegaron a la Tierra. Parecían estar cubiertas de granos húmedos, pero ¿cómo es posible? ¿Podría existir agua líquida en Marte a pesar de sus temperaturas bajo cero?
La cámara atmosférica de Marte
El equipo de Renno ha realizado un experimento en cámaras especiales, unos cilindros de metal de dos metros de altura y metro y medio de largo donde se simulan las condiciones de humedad, temperatura y presión atmosférica marcianas. De esta forma, llegaron a la conclusión de que, en efecto, cantidades de agua líquida podrían formarse sin problemas en ese mundo. Serían algo parecido a balsas dispersas en la superficie y el subsuelo poco profundo, desde sus regiones polares a sus latitudes medias. No serían permanentes. Probablemente, durarían varias horas al día durante la primavera y principios de verano, en un ciclo de congelación y descongelación.
La clave para que esto suceda es un tipo de sal presente en el suelo de Marte, el perclorato de calcio, una mezcla de calcio, cloro y oxígeno que se encuentra en lugares áridos como el desierto de Atacama en Chile y que puede derretir el hielo que toca con facilidad, como la sal que se esparce en las carreteras durante el invierno. Cuando los investigadores colocaron perclorato de calcio sobre una capa de hielo de 3 mm de espesor, las gotas de agua líquida se formaron en minutos a -73ºC. Muy parecido a las condiciones observadas en el sitio de aterrizaje del Phoenix.
Vida microbiana
En el caso de esta sonda, Renno cree que los propulsores de aterrizaje de la nave afectaron a la capa superficial del suelo, dejando al descubierto el hielo, que se derritió. Esa agua salada fangosa salpicó las patas de la nave, que aterrizó en la región polar norte. Las sales permitieron que las gotas permanecieran en estado líquido. Su existencia y estabilidad, dice el científico, revelan un ciclo que no necesita la ayuda de una nave para que se produzca.
El agua líquida es un ingrediente esencial para la vida tal y como la conocemos, pero según el investigador, el agua no tiene que permanecer en ese estado indefinidamente para que soporte la vida microbiana en la actualidad o en el pasado, lo que sigue manteniendo la esperanza de encontrar algún organismo vivo en Marte. En celosías de hielo llenas de salmuera en la Antártida se han encontrado seres microbianos. Quién sabe si el Planeta rojo todavía puede sorprendernos. Fuente: ABC Ciencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada